NI DE BROMA

En pleno apogeo bodil me preguntan los amigos de mi marido (los cuales dejaron atrás hace algunos años la época de 12 bodas por año) que si es necesario ir a todas las que nos invitan. Menuda pregunta. Por supuesto que es necesario. ¿O acaso creen que me voy a perder cosas como estas?

Despedidas de soltera con amigas y viajes a lo grande

 

Trajes de Laure de Sagazan que se posicionan entre mis favoritos

Ideas cómo coronas con velo con las que me gustaría volverme a casar

Puestas en escena de infarto

Novias felices que contangian alegría

Espaldas infinitas

Amigas incondionales de la novia

 

Novias más clásicas pero especiales

Zapatos que quieres para tu armario

 

Bodas en el norte

y en sur…

Regalos para invitados que nunca olvidarán

E historias de amor como ninguna

Ni de broma.

Fotos sacadas de Pinterest, Instagram y fuentes de inspiración como Alejandra Ortiz, Bodas Colorín Colorado, Casilda se casa, Oh my Kit!, Cásate con Imaginación y otras tantas más que no puedo reproducir por falta de memoria (disculpas a todas ellas)

Anuncios

Patria querida y paraíso terrenal

La depresión postvacacional me traslada a los lugares de ensueño en los que he estado este verano y por los que creo que todos deberíais pasar al menos una vez en la vida…esta vez, todos en Asturias, patria querida, y paraíso terrenal.

Mi estancia ha tenido lugar en esta maravillosa casa en frente del monte Babú, y en la carretera que sube al mirador del Fito. Rodeada de naturaleza es como si te encontrases en la mismísima montaña de Heidi, pero tan solo a tres km de la playa.

Para los que aún dispongan de algunos días en septiembre, o algún fin de semana, la casa adosada aún tiene disponibilidad de alquiler. Es un auténtico lujo, y un “must stay” para el mes que se nos echa encima o por qué no, para el verano que viene. Tenéis toda la información al respecto aquí: http://es.rentalia.com/135805

Y además de disfrutar del maravilloso entorno en el que es posible que os encontréis hadas del bosque como esta,

podéis hacer muchos más planes, algunos obligatorios como:

Pasear por la Espasa: Esta magnífica playa de 1,2 kms es de las mejores de la zona y con la marea baja queda unida con la Playa de la Isla, por lo que el paseo puede llegar a tener casi tres kms y es espectacular. Aquí la prueba:
Playear en Vega: Playa perfecta para surfistas, amantes de la naturaleza y de las playas casi vírgenes. Por más afluencia que haya en época estival resulta difícil llenarla. Es casi imposible no encontrar un espacio suficiente para uno mismo, o para una cuadrilla entera, incluso hay sitio para sentirse un tanto naúfrago por mucho playista que allí se concentre. He llegado a ver una vaca bebiendo agua en la orilla del mar, increíble pero cierto.

Imaginarte que vives aquí, en una de estas maravillosas casas con esos prados impresionantes:

Desayunar en el mirador del Sueve (Colunga): Y después de una buena fiesta, mejor. Tostadas, galletas, donust, croassaints, café y zumo por un precio ridíduclo y en un un entorno encantador. Y la atención, inmejorable.

Jugar al golf en Berbes: Para los amantes de este deporte, este espacio con vistas a Ribadesella y gamos paseando por los hoyos, la experiencia será difícil del olvidar.

Tomar el aperitivo en el Fitomar: En el chiringuito de la Espasa, las vieras y las croquetas son para llorar, y con una cañita, para un buen berrinche.

Subir a la Biescona, el hayedo situado a menor altitud de toda Europa. Las condiciones climatológicas que tiene la Sierra del Sueve permiten la existencia de este hayedo a tan solo 200m sobre el nivel del mar. Simplemente precioso:
Hacer un trocito del camino de Santiago:
Visitar San Juan: La encantadora iglesia, rodeada de natulareza donde te darán ganas de organizar tu boda (y si ya te has casado, hacerlo otra vez) y en lugar de celebrarla con un banquete en condiciones, dar una espicha, tradición muy Asturiana y que consiste en un cocktail de sidra y comida típica típica.
Y por supuesto, descansar….
(Restaurante de Lastres donde es obligatorio probar sus calamares en su tinta con arroz, el rollo de bonito, el cachopo, las patatas rellenas, y por supuesto, sus fabes.)