Paseíto por Suances

Por fín hace calor, aunque muchos dirán que demasiado…Sin embargo yo encantada, porque menuda entrada de verano más mala tuvimos…y encima a mi maridín y a mi no se nos ocurre otra cosa que recibirlo pasando el primer fin de de junio en Santander, (en Suances concretamente) Llovió, tronó y estuvo nublado sí, pero disfrutamos de las delicias gastronómicas de la comarca y me dio tiempo a descubrir rincones inolvidables.
El mejor de ellos el hotelito en el que nos alojamos, una maravilla en medio de Cantabria, la posada de santa Ana, que no podía dejar de compartir con vosotros.
Y es que mirad que cosas más monas lo adornan…además se pueden celebrar bodas en el “prao”, de las que a mi me gustan, verbeneras.

Y las compras, las puedes hacer en Pardo, una tiendecita la mar de mona donde además de encontrar decoración rusty chic, podrás comprar washi tape, articulos de scrapbooking y mil cosas más.

Date un paseíto por Suances, no te arrepentirás.

20130711-004955.jpg

20130711-005016.jpg

20130711-005045.jpg

20130711-143338.jpg

20130711-143354.jpg

20130711-143415.jpg

20130711-143500.jpg

20130711-145423.jpg

20130711-143553.jpg

20130711-145506.jpg

20130711-145537.jpg

20130711-145609.jpg

20130714-164037.jpg

Anuncios

La vida después de casarse: LA VIDORRA

Reconozco, y ya os habréis dado cuenta, que mi trending topic por excelencia y favorito es todo lo que tenga que ver con las bodas…pero, también he de reconocer que el mundo no se acaba ahí…que, hay vida después de casarse. Perdón, me retracto, no hay vida, lo que hay es VIDORRA :

En dos hamacas del hotel Hilton Bora Bora

Tras nuestra estupenda boda, mi ya marido y yo partimos rumbo a lo que se conoce como el viaje de nuestras vidas, y vaya si lo fue.Tras una escala en Los Ángeles, llegamos a Las Vegas algo destrozados por el Jet Lag y después de dormir algunas horas (no muchas) madrugamos para visitar el Gran Cañón en avioneta, helicóptero y barco.

Creo que sobran las palabras, impresionante.

Sin embargo, a pesar de nuestra decisión de viajar a Las Vegas con el único fin de visitar el Cañón del Colorado, (todas las agencias te obligan a hacerlo desde allí) la verdad es que ahora no sabría decir cual de los dos lugares merece más la pena visitar, ya que Las Vegas, parque de atracciones para adultos 24 horas, impresiona, y mucho. Es todo tan hortera que a veces da hasta miedo, pero pasar allí una semana con tus amigos (creo que este el plan perfecto allí) deber ser el plan que encabece las listas de los mejores fiestones de tu existencia.

Los hoteles son impresionantes y lo mejor, los espectáculos diarios de El Circo de El Sol que puedes ver durante todo el año.

De nuestro hotel, el Tropicana, lo mejor era la piscina con camas balinesas y sofás blancos alrededor de ella. Una pasada.

Tras tres días en la cuna de las despedidas de soltero americanas partimos a San Francisco.

Ciudad muy europea no recomendable para ir en manga corta (dicen que su verano es el más frío de la costa Oeste), pero altamente sugerida para visitarla de cabo a rabo y recorrela en bici a pesar de sus cuestas.

Es una ciudad de contrastes, en ella puedes encontrar un barrio financiero con altos edificios y ejecutivos, hasta casas en medio del bosque ancladas en la colina, como ocurre en el barrio de Napier Lane:

Nuestro hotel se encontraba al lado del famoso PIER 39 en el que inevitablemente pasamos varias horas y que está lleno de tiendas y restaurantes que invitan a querer quedarte a vivir.

Por no hablar de lo más famoso y turístico pero nada decepcionante

Si, el Golden Gate lo hicimos en bici, y teniendo en cuenta las cuestas y el viento, toda una aventura…

Y aún nos dio tiempo a los planes imprescindibles en esta ciudad

1. Tomar el brunch en el famoso Mama’s

2. Visitar el barrio chino

3. Admirar sus maravillosos barrios de casas Victorianas con idílicos jardines

4. Pasear por la calle Castro

Pero pasear relajadamente…

5. Visitar Alzatraz

Desde donde además, hay una vista impresionante de la bahía y la ciudad…

6. Ir a la playa

7. Subir hasta Álamo Square

8. Montar en tranvía

9. Subir hasta Lombard Street

10. Y disfrutar recordando siempre que…
Aunque en nuestro siguiente destino no hizo falta tener que recordarlo, simplemente vivías con ello…
Si existe el paraíso, deber ser lo más parecido a Bora Bora…

¡Si, el hotel tenía una pequeña capilla donde celebran bodas! Si lo llego a saber…

Me planto así vestida (rollo novia Polynesa) y me ahorro lo de Azuaga…

Estas últimas fotos, fueron hechas en Moorea, la segunda isla a la que fuimos y nuestro último destino, algo menos espectacular que Bora Bora, pero con un restaurante de crepes exquisitos sobre el agua, y donde podías cenar viendo pequeños tiburones limón…otra liga.

Quizá hubiese sido mejor dejarme morder por alguno antes que volver a la realidad de Madrid, que aunque no está tan mal no puede compararse con lo que acabáis de ver ¿o no?

Este post es la respuesta a todas esas preguntas que no paran de hacerte cuando estás recién casada..que si que tal la vida del matrimonio, que si como se siente una, que si ha cambiado algo…pues esto es lo que le espera a uno después de la boda, y lo de después del viaje tiene que ser una continuación, y aunque suene cursi, intentar que el otro siga viviendo en el paraíso.

¡Besos y hasta pronto!